• veroperetz

Un viaje desde sí mismo. Yoga

Actualizado: abr 8

De los ruidos de la ciudad resuena una gran voz que convoca a escucharse a uno mismo, y alinear mente cuerpo y alma. En las grandes ciudades occidentales cada vez son más los que escuchan esta convocatoria, pudiendo desde sus lugares volver hacia adentro y viajar a oriente a través de Yoga.

La meditación y relajación son pasajes a la búsqueda de armonía, entendiendo su hábito como terapia espiritual y corporal de gran importancia para el desarrollo de estabilidad, fuerza, flexibilidad además de la reducción de estrés, entre tantos beneficios que aporta.

Y en el tumulto de ciudades con gran ruido y movimiento se destaca New York, donde caminar y comer a la vez es su emblema; ágiles en la optimización del tiempo, se ve a los oficinistas recorrer las veredas con desarrollados reflejos para no chocarse entre ellos. Aún así muchos son los que eligen detenerse y reunirse en Bryant Park para las clases gratuitas de yoga. Otro es el caso de uno de los aeropuertos más grandes del mundo, Charles de Gaule de Paris, donde la multitud de pasajeros que transitan allí a la espera de un vuelo o en escalas largas, tienen ahora la opción de dedicar ese tiempo en los espacios en los que se dictan clases de Yoga, sirviendo a la recuperación corporal luego de extensas horas de quietud.

Buenos Aires también se nutre y mucho en esta búsqueda de armonía, cada vez son más las opciones para sumarse a este viaje, compartiéndolo con grandes grupos y también en personalización con los maestros; al aire libre y en centros o gimnasios. A lo largo y ancho de la Ciudad de Buenos Aires, en sus parques se dan clases gratuitas; los seguidores se convocan a través de las redes sociales, uno de los grupos que los reúne es Yoga gratis en Buenos Aires.

En mi corta experiencia en esta ruta llegué al espacio de Mariano Ashvattaha Yoga y entendí que la perfección es una meta. Me sumé a sus clases en una de sus propuestas al aire libre donde la naturaleza nos inunda a hombres y mujeres que elegimos este escenario de cuidado y armonización. Decidí practicar con más frecuencia en sus sedes y allí mi maestra es Samy Gitelman, quien adapta a mis posibilidades cada práctica y me permite confiar que mi vehículo corporal de una u otra manera, llegará a destino. De la mano de una gran impulsadora de energías, el viaje en esta vida se transita con satisfacción.

La armonía de andar este camino me llevó a adentrarme más y en el recorrido elegí sumarme al ritmo de Dafne Schilling, quien en sus clases de baile, yoga y meditación se crea un espacio mágico de transformación. Formamos una tribu de mujeres que nos reunimos para soltarlo todo y dejarnos fluir. Nuestros bailes nos liberan de las cargas, nuestras reflexiones nos conectan con la sensibilidad y yoga nos eleva el espíritu.


¿Y qué pasa con las exigencias de la vida diaria, la rutina y el ruido? Suceden igual, pero uno “se arma de la postura de guerrero” y le hace frente a todos los movimientos que haya que transitar. Particularmente esta asana estira, fortalece, mejora la coordinación y concentración. Condiciones necesarias para salir completo a la ruta. Respirando a conciencia en el trayecto, el viaje será más seguro y placentero.






0 vistas

Comunicadora

  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now