Amsterdam
sobre ruedas

Amsterdam fue un destino muy esperado en mi ruta del viaje, supo ganarse mucha ilusión a pesar que el itinerario contemplado contenía un peso de ciudades en la visita a siete países. Salimos con mi amiga Adri desde Buenos Aires, llegamos a Barcelona, continuamos por Italia (varias ciudades) luego Zúrich y Berlín, nuestro 5º país en ruta fue Holanda. Para llegar pasamos una noche en el tren desde la capital alemana, abordándolo prácticamente en movimiento. Me acuerdo que se detuvo en la estación Hauptbahnhof solo medio minuto, y la odisea de descubrir el vagón correcto y cargar la valija en esa corrida se llevó un aeróbico importante.

Superado ese arribo, caminamos por dentro hasta llegar al "cubículo" correcto, en el que ya había 4 pasajeros y solo quedaban los lugares del medio enfrentados para nosotras. El asfixie ahí dentro y la contorsión corporal para entrar en ese espacio eran tales, que mi opción fue salir a caminar el tren un rato. Ahí dentro no quería volver. Encontré un espacio frente al baño y con jaulas de perritos al rededor dispuse mi enorme mapa de Berlín sobre el piso para dormir toda la noche. Pero no iba a gozar de tanto lujo yo sola, así que volví a nuestros asientos para advertirle a Adri la joya encontrada. Dormimos varias horas hasta que nuestro despertar se dio de manera muy observada, teníamos por encima nuestro una enorme fila de gente dispuesta para bajarse en la frontera. Ya era la madrugada y los asientos estaban liberados, así que pudimos descansar unas últimas horas sobre una superficie más mullida.

 

Llegamos a Amsterdam Central, dejamos las valijas en consigna y cargamos nuestros bolsos para pasar 2 días. Recién empezaba octubre y el frío era superador a nuestros abrigos. Llovía y la ubicación de nuestro hostel estaba a unos minutos caminando, así que hacia allí fuimos. Nos pusimos unos pilotos ridículos que habíamos comprado en Florencia y se ganaron las risas de muchos paseos. Dejamos nuestras cosas y con nuevo mapa en mano salimos a nuestro tan esperado paso por la Casa de Ana Frank. En ese trayecto, llovió y se soleó repetidas veces. Pasados los 2 días de esa manera entendimos que sería el ritmo climático holandés, al menos de la primer semana de octubre.. quizás. 

 

Volviendo al punto de interés, la casa de Ana Frank pudo sorprenderme, emocionarme y hacerme llorar. Estar dentro del ambiente de lo que fue la construcción de su diario, no podía tener menos carga emotiva. Para quienes quieran visitarla sepan que deben tener las entradas previamente. No fue mi caso cuando estuve ahí, se podía llegar sin entrada y comprarse ahí mismo. Visiten su WEB para compra de entradas  

El sol, los puentes sobre los canales, las flores y las hiedras teñidas con los colores de otoño eran casi todo lo que yo me había imaginado, pero le faltaba ese viento en movimiento, que era la bici. Alquilamos nuestros rodados, y nos sumamos a la velocidad desmedida que tienen los holandeses para deslizarse en sus calles. Sin miedo y con confianza funciona mejor, una vez ganado ese ritmo, uno ya está en Holanda.

Y sobre ruedas la velocidad ganó protagonismo, ya no pedía permiso un pie al otro para dar cada paso en el que ya nuestras plantas traía muchos caminos andados. Los puntos en mapa se acercaron, los recorridos supieron disfrutarse mejor, y la alegría se sentía en una sonrisa de oreja a oreja.

Con ese espíritu unimos distintos puntos de atractivos que consideramos nuestros imperdibles de Amsterdam. En solo dos días logramos nuestros objetivos, sumados a muchas paradas para nuestras tomas fotográficas con nuestras Nikon mellizas, además de algunas paradas en bares para hacernos de un dulce y té para aclimatarnos.

Las bicis nos pasearon por la fachada del famoso Madame Tussauds, es el museo de cera que guarda las más excelentes réplicas de personalidades famosas. En nuestro caso optamos por apreciar su arquitectura del frente. Pasamos por Casa de Rembrandt, visitamos la hermosa Iglesia Basiliek van de Heilige Nicolás en Prins Hendrikkade. La Plaza Dam, un amplio espacio con agitado cruce de locales en rutina, circulación de medios de transportes y mil bicis que corren como el viento. El Museo de Van Gogh, el Museo Stedelijk, y un tiempo considerado en su tienda.  Leidseplein, barrio muy recomendado por su animada vida artística y su variedad de bares y de gastronomía. El Mercado de Flores, es el más famoso de la ciudad, los puestos se encuentran situados sobre barcazas a orillas del canal Singel. Frente a los puestos, se disponen locales de souvenirs, vinos y quesos, entre varias delicatessen, y en muchos casos ofrecen degustarlos. Aprovechamos la gentileza y "almorzamos" en la prueba de la variedad de los más ricos quesos. Probarlo nos llevó a comprar esa ricura para compartirla semanas más tarde en Argentina, había que comerlo en casa, más que describirlo.

 

Rijksmuseum, es el museo quizás más fotografiado ya que en su parque se disponían las letras I amsterdam.  quienes van allí desde noviembre 2018 encuentran ese espacio sin ellas. Según lo que investigué el emblema haría referencia a una imagen muy individualista de la ciudad, aunque se cree que la masiva cantidad de turistas en el parque pudo haber sido el motivo de destituirlas de su trono. En tanto verde, dimos un descanso a las bicis para fotear y jugar con las letras todo lo que quisimos. El cierre del último día se lo dedicamos a Vondelpark, es el parque más importante de los Países Bajos. La noche, la reservamos para recorrer la Zona Roja, conocida por ser el barrio  más liberal del mundo en cuanto a la actitud hacia la prostitución.

 

Visitar Amsterdam y hacerlo en bicicleta es mi gran recomendación, que agilizará los tiempos, optimizará el esfuerzo y sobre ella se recorrerán todos los canales en los circuitos armados para cada día. Eso es lo que hicimos y de un punto a otro el disfrute era unirlos en tan hermoso camino. Eso tiene Amsterdam, todo su centro es un atractivo, conocerlo con el viento de la velocidad en la cara, agranda la expresión de satisfacción. 

Comunicadora

  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now